Es preocupante, sentir como las personas discapacitadas, se sienten ninguneadas, al no prestárseles la atención adecuada, para poder viajar por Madrid en medios de transporte público.

Las personas con discapacidad: trabajan, van al médico, salen de tiendas y tienen la misma prisa o no prisa que las demás, pero cuando un ascensor averiado, una rampa que no funciona, una barrera arquitectónica... les impide realizar sus actividades cotidianas, ya, aunque nuestros mandatarios no quieran ni oír “la palabra”, se produce una DISCRIMINACIÓN.




Y no discriminación positiva. Que es la frase más absurda, que puede decir ningún político o personajes parecidos “la discriminación, nunca es positiva”.

Es raro el día que no hay ascensores fuera de funcionamiento, y es lógico que cualquier mecanismo se pueda averiar, pero teniendo una empresa con más trabajadores encargados del mantenimiento y no los que tiene habitualmente, Renfe y Metro, podrían reparar los ascensores de una manera eficaz. Por muy grave que sea una avería (salvo incendios) nunca puede durar más de 24 horas su reparación, aun en el supuesto, que se escudan muchas veces, de no tener las piezas necesarias para la reparación. Imaginamos que tendrán las piezas necesarias en los almacenes y no habrá que ir a los países de origen a por ellas.

Con las rampas de los autobuses, pasa diariamente, que las rampas se averían y las personas con discapacidad, se quedan en tierra, haga frío o calor. Y no es que las rampas se averíen durante las rutas normales, si no que cuando salen de las cocheras, muchas salen ya averiadas. Y como tal avería, esos coches no podrían circular, pero como las personas con discapacidad a los responsables del consorcio general de transportes, no les preocupan para nada, pues si un autobús va con la rampa averiada y necesita subir una persona en silla de ruedas, pues que se “Joda” y espere al siguiente, si le funciona la rampa...

Las rampas de los trenes de cercanías, directamente, son trampas mortales y los servicios, que los usen los directivos de Adif, ya que a los usuarios les da asco.




Lamentablemente las excusas que se suelen poner, cuando contestan a las pocas reclamaciones que ponen los ciudadan@s afectados, son la falta de presupuesto o que las zonas no requieren de tal o cual servicio ya que no es rentable.

Villaverde siempre ha tenido un déficit muy grande en cuanto a la organización del transporte público. Siempre se ha reivindicado un transporte circular que conecte al distrito. Y no suceda que se tarde menos en llegar, desde algunas partes del distrito a Legazpi, que al barrio de al lado que está a tres kilómetros.

También nos espetan que tenemos mejor transporte que en África. También es cierto que en África a los ladrones les cortan las manos, incluso las cabezas, y en Madrid y España; les damos títulos, tarjetas de crédito, condecoraciones, etc... Mientras que el transporte público para personas con discapacidad es tercermundista.

AMIFIVI, no se cansará de seguir denunciando, estas y otras tropelías, que se comenten con personas con discapacidad, aunque otras entidades con más fuerza, no apoyen estas reivindicaciones que como gotas de lluvia se pierden, en el océano de la incompetencia y desidia y corrupción de las administraciones. 
Compártelo en Google Plus

Sobre AMIFIVI

La Asociación de Discapacitados Físicos de Villaverde trabaja por la defensa de las condiciones de vida de los discapacitados físicos del distrito de Villaverde, mediante las gestiones y reivindicaciones correspondientes.

0 comentarios :

Publicar un comentario